¿QUÉ HACE QUE UN PRODUCTO SEA COMPETITIVO?

 
1Artboard 1producto.jpg
NICOLAS.png

por Nicolás Vergara

­­­­En varias ocasiones he expresado mi opinión sobre la importancia que veo en enfocarnos obsesivamente por lograr un producto tan especial, que comunicarlo sea una labor secundaria. De igual forma, he planteado que gracias al oportuno obstinamiento de los millennials por consumir experiencias significativas, ya no es viable ofrecer al mercado productos pobremente concebidos, aún si su comunicación es acertada.

Empecemos por responder a esta pregunta:  ¿Qué hace que un producto sea especial?

Con mi equipo en BRUJITA llevamos años desarrollando este tema y creo que hemos llegado a una respuesta interesante que puede ayudarle al lector, sea un ejecutivo de una gran corporación o un empresario actual o potencial, a plantear su estrategia de diseño de producto. 

Un producto realmente especial debe concebirse como una oferta que pueda ser competitiva en cualquier parte del mundo. Suena bastante ambicioso, lo sé, pero la economía mundial se está globalizando tan aceleradamente, que será cuestión de años para que el mercado colombiano esté saturado de marcas extranjeras. Ya hemos visto en varias industrias cómo marcas internacionales han borrado del mercado a cientos de industriales locales, con altísimos costos para nuestra competitividad y generación de empleo nacional.

Ahora, ¿qué requiere un producto para tener potencial de exportación?

Nuestra experiencia nos lleva a basarnos en dos premisas fundamentales:

1. Producto impecable

Para competir en los mercados de exportación no basta con tener un producto bueno, es indispensable que su apariencia, su funcionalidad y su usabilidad sea impecable.

Para lograr un producto impecable se requiere contar con equipos de trabajo interdisciplinarios, formados por personas apasionadas por lo que hacen, que dominen su industria y que incluso muchas noches no puedan dormir pensando en cómo crear algo que los enorgullezca. Así mismo, se requiere que el enfoque de la organización en su más alto nivel esté volcado hacia la pasión por el producto y tener la confianza de que un producto impecable traerá los resultados económicos deseados.

2. Producto auténtico

Teniendo en cuenta que para exportar tendremos que competir con alemanes y japoneses también obsesionados por crear productos perfectos, y con toda la herencia y las condiciones de país para lograr los mejores productos del mundo, nuestra segunda premisa para lograr ofertas competitivas radica en la autenticidad.

La autenticidad la entendemos como la capacidad de los empresarios y diseñadores de valorar sus raíces, de interpretar su cultura y emplearla como inspiración para crear productos únicos, que hagan honor a su historia.   

 

 
 

PROYECTOS RELACIONADOS